jueves, 13 de mayo de 2010

TúLaLlevas

Las niñas de clase de patinaje estaban jugando a pillar. Las que la ligaban hacían todo lo posible por cazar a sus compañeras antes de que pasasen la frontera y llegasen a territorio seguro, y las pocas que quedaban con vida patinaban a toda velocidad, soñando con ser la que, esta vez sí, quedase última y ganara el juego.
Lucía se estaba esforzando por agarrar a una compañera vestida de negro que empezaba a tener muy a tiro. Estaba ya casi casi al alcance de su brazo extendido cuando la niña se ha caído al suelo. Ahí mismo, en sus narices. Sólo tenía que tocarla y "¡pillada!". Lucía la ha mirado, se lo ha pensado un poquito y se ha dado la vuelta, a ver si podía cazar a alguna otra.