jueves, 19 de noviembre de 2009

4


Que los porqués ya te los sabes, y nunca te han hecho falta para saber lo que pienso. No me pongo lacrimógena, para eso ya están las madalenas con queso. Mejor sonreímos y nos tomamos un café, de esos que se estiran hasta que oscurece y mi madre empieza a llamar cabreada. No, no te cojas el coche, que así te acompaño hasta el final del Parque o el semáforo de las Cuatro Esquinas. La siguiente vez que se ponga verde, nos vamos [..] bueno, a la siguiente ya seguro, eh?
Que tiempo para ti nunca falta, pero que me faltas tú. Que te echo de menos, y que me sigues debiendo una visita. Llámame Pequeño Saltamontes, y hazme entrar en razón, como siempre.






Y toca mi canción, anda.